En algunas ocasiones, ante una problemática o cambio vital puntual, se puede generar un cierto desconcierto, ansiedad, estrés, bloqueos, insomnio, entre otros. Podría ser el caso de:

   · Accidentes laborales o viales

  • · Cambios de empleo
  • · Escoger un camino profesional u otro
  • · Cambios de residencia/hogar
  • · Dudas o conflictos en la pareja
  • · Disconformidades con la familia nuclear y/o extensa
  • · Dudas sobre la crianza

Con la ayuda del terapeuta y la persona que consulta, juntos, podemos reorientar la situación y crear un clima de acompañamiento y apoyo que permita colocarse de otra manera después del hecho acontecido.