La intervención psicopedagógica, también conocida como reeducación psicopedagógica, trata de acompañar y trabajar con esos niños/as y chicos/as que presentan dificultades en su proceso de aprendizaje académico.

En la primera etapa de la primaria se inician las bases del aprendizaje formal (lectoescritura,  nociones básicas de matemáticas, contenidos más
específicos de cada materia, etc). Ya en parvulario se introducen algunos conceptos relacionados, pese a que no es hasta finales de segundo curso de primaria que se consolidan dichos aprendizajes, anteriormente pueden aparecer indicios que nos informan de algunas dificultades en el proceso de desarrollo de los aprendizajes. 

En estos casos, se lleva a cabo una valoración psicopedagógica. Dicha valoración trata de conocer el nivel del que parte cada niño/a, chico/a, en las áreas principales del aprendizaje (adquisición de la lectura y/o escritura, atención y concentración, organización visoespacial, memoria, capacidad de cálculo, entre otras). 

Es necesario conocer la capacidad intelectual para proceder a un buen diagnóstico, ya que cuando hay afectaciones cognitivas, tal y como nos indican los manuales diagnósticos DSM-V y CIE-11, no se podrá diagnosticar un trastorno del aprendizaje. 

Del mismo modo, cuando hay posibles afectaciones médicas (complicaciones neonatales, epilepsia, ictus, meningitis, etc.) y/o del neurodesarrollo (Síndrome X Frágil, TEA, Asperger), también se descarta que la primera causa sea un trastorno específico del aprendizaje.

Algunas de las principales dificultades que suelen aparecer en la etapa educativa son lo que conocemos como Trastornos Específicos del Aprendizaje, los más comunes son:

  • ·Dislexia: dificultades en la adquisición de la    lectura
  • ·Discalculía: dificultades en el procesamiento numérico y el cálculo
  • ·Disgrafía: dificultades en la coordinación de los músculos
    de la mano y el brazo que afecta a la utilización de los instrumentos de
    escritura
  • ·Disortografía: dificultad para transcribir las palabras de forma correcta y seguir las normas ortográficas

En otras ocasiones, algunos de los factores que interfieren en el proceso de aprendizaje, pueden ser bloqueos, conflictos y/o inhibiciones emocionales que afectan en el rendimiento escolar del niño/a.

La intervención psicopedagógica tratará de atender aquellos aspectos más inmaduros, poco desarrollados o donde hay mayor dificultad, estimulando y trabajando las áreas afectadas, fomentando el deseo de aprender y la curiosidad, así como ayudando a gestionar la frustración del no saber, del cometer errores, etc.