La psicoterapia infantil trata de promover y fomentar una experiencia emocional, el pensamiento propio y la construcción de las bases de la personalidad. El dibujo y el juego son dos de las herramientas principales en este espacio ya que son el canal por el cual los niños y niñas suelen comunicar y expresar aquello que les sucede, les inquieta o simplemente, aquello que no pueden expresar con palabras todavía.

El psicoterapeuta observará cada caso en particular y la psicoterapia se realizará en base a la situación y/o problema de cada niño/a.

Pese a que cada niño/a es único/a, suelen existir diferentes dificultades o situaciones que podemos reconocer bajo los siguientes títulos:

  • · Situaciones difíciles de manejar por ira o rabia excesiva y/o descontrolada
  • · Celos
  • · Miedos
  • · Separaciones y/o divorcios de los padres
  • · Ansiedad de separación, ansiedad frente a otros sucesos, tics
  • · Problemas con el control de esfínteres
  • · Problemas de alimentación
  • · Comportamiento perturbador y/o disruptivo
  • · Problemas de sueño
  • · Baja autoestima
  • · Mutismo, bloqueos e inhibiciones
  • · Movimientos estereotipados
  • · Duelos y pérdidas

Dependiendo de cada caso, se valorará si la psicoterapia tiene que ser solo con el niño/a y el psicoterapeuta o bien, si los padres también tendrán que asistir. Es frecuente que cuando son pequeños, sea importante la presencia de los progenitores.